La rehabilitación energética de los edificios supone a la larga un mayor ahorro de energía y por lo tanto en las facturas correspondientes, además supone un beneficio para el medio ambiente al realizar un mejor uso de los recursos disponibles.

Desde la entrada en vigor en 2006 del Código técnico de la Edificación está regulada la demanda energética de los edificios acondicionando adecuadamente su envolvente térmica (fachadas y cubiertas), de manera que ayude a limitar esta demanda. Esta exigencia de la envolvente de los edificios se tiene que cumplir en edificios nuevos y en edificios existentes que renueven más del 25% de sus cerramientos.

Que un edificio esté aislado térmicamente ayuda a reducir hasta en un 70% la demanda de calefacción y refrigeración para conseguir unas condiciones de confort interior óptimas. La reducción de esta demanda se traduce en una disminución muy considerable en nuestras facturas de energía, que mes a mes nos van generando un ahorro notable.

Travaux d'isolation